image

Malos tiempos para los soñadores en los que se suele premiar a los depredadores de realidades, que a base de vivir el día a día, recogen las migajas que la vida les ofrece.

Pero el mundo es de los que se atreven a vivir mientras sueñan y a soñar sus futuras vidas!

Todos tenemos nuestros sueños, aunque estos a lo largo de nuestra vida suelen ir cambiando, y la mayoría de las veces caducando, olvidados en el camino.

Perdidos en el día a día “tolerando” situaciones, tendemos al olvido de lo importante, en un quehacer diario que nos sume en la rutina.

Ignoramos nuestro poder de ser los dueños de nuestro destino mientras nos encargamos de lo urgente, olvidando lo importante y que en realidad es “lo que queremos de verdad”.

Ignoramos que todo lo que necesitamos lo tenemos dentro, y solo hace falta dedicar el tiempo necesario a buscarlo y a potenciarlo hasta alcanzar lo que deseamos.

Diseñar tu propio sueño, visualizarlo y salir a “su caza”, es un reto tan maravilloso como alcanzable.

Solo hace falta desearlo y ponerse en “acción”

“Para alcanzar los sueños, cuando llega el momento, hay que saber estar despierto”.