p9rcrP5

Este es un pequeño artículo homenaje a toda la gente “excepcional” que a lo largo de mi ya larga vida he tenido la suerte de tropezarme, que aunque muy pocos, por experiencia propia, puedo decir que “existen”.

Todos asistimos diariamente a una sucesión de hechos, y personas, que componen el día a día.

Todo transcurre en lo que denominamos “normalidad”, aunque si nos pusiéramos a analizarlo, podríamos perfectamente llamarlo “mediocridad”.

Solo de vez en cuando, nos tropezamos con hechos, y los hechos los provocan las personas, extraordinarios.

La magia de la vida hace que a veces te tropieces con personas, que mas allá de su papel, son capaces de representar la excepcionalidad.

Y me refiero a esa clase de gente que un día te sorprenden en una esquina, y ya nunca más, nada, vuelve a ser igual.

Las cosas son como son, y tienen sentido porque existen, pero nada existe por tener un especial sentido.

Solo el encontrarse con gente como ellas hace que esa visión, tan mediocre de las cosas, tenga un nuevo sentido.

Hace que te des cuenta de que lo especial, existe, pero no lo sueles ver, precisamente por eso, por ser especial.

Que hay gente capaz de llenar un espacio por si sola cuando aparece, y mostrarte lo mas mediocre con solo su ausencia.

Gente capaz de despertar la envidia de los que un día quisieron ser mejores, y la rabia de los que ya renunciaron a serlo.

Y desde luego la admiración de los que son capaces de reconocer ambas cosas.

Solo por ser excepcionales despiertan toda clase de instintos en los demás, desde los más nobles, hasta los más bajos.

Yo hoy, ahora, mientras escribo, me acuerdo de los que he tenido la suerte de conocer, pero sobre todo de los que tuve el acierto de retener.

Porque el día a día nos lleva a perdernos en lo puntual, haciendo que por el camino, desperdiciemos lo excepcional, y por ello, también, me siento culpable de los que perdí, o dejé por el camino.

Por suerte, son más los que en la distancia siguen acompañándome y a mi lado, porque la gente excepcional, es tan poca, y la vida, tan larga…..

Hoy me acuerdo de ellos, y sus nombres están en mi cabeza, y por ellos dejo estas cuatro líneas, estén donde estén.

Lo excepcional y la magia de lo excepcional, existe, solo hace falta tener ojos para verlo, y la voluntad de reconocerlo.