close-picture

“Si no comunicas, no existes”
Tras el concepto “vender”, a veces infravalorado y otras veces vilipendiado, se esconde todo un mundo de matices y malos entendidos.
Vender no es solo intercambiar una mercancía a cambio de dinero, sino que en sí mismo el concepto engloba todo un mundo de acciones cotidianas e imprescindibles sin las cuales el ser humano jamás habría llegado hasta aquí.
“Vender es mejorar la realidad de alguien”
Y partiendo de este paradigma, vender se convierte en un acto continuado de comunicación tanto verbal como gestual en el cual estamos inmersos todos, seamos “vendedores” o no, con el consiguiente drama que supone la errónea utilización de técnicas comunicativas que nos llevan a ser incapaces de explicar con claridad y celeridad aquello que deseamos, y nos hace quedar en lo más superficial del otro… No llegando más allá de la epidermis.
Las Neurociencias nos ponen en el camino correcto a través de la enseñanza de cómo oímos, interpretamos y sentimos, y cuáles son los mecanismos para llegar más allá de los oídos.
Tanto si eres vendedor, como si diriges un equipo o simplemente te comunicas con los demás y quieres mejorar su realidad sintiéndote parte de su sistema, necesitarás saber las técnicas de comunicación adecuadas partiendo de la manera en que oímos y sentimos y en como tomamos nuestras decisiones.
Somos emoción y así tomamos mas del 80% de nuestras decisiones y por lo tanto, cualquier método tradicional basado en la lógica está abocado al mayor de los fracasos.
“La piel es de quien la eriza”
La Neurocomunicación nos convierte en convincentes comunicadores, y hoy un buen comunicador es un líder social.
“Jamás tendrás una segunda oportunidad de causar una primera buena impresión”
Dale Carnegie