187

“El Universo esta compuesto de momentos, no de átomos”

Gran parte de nuestra vida transcurre entre el anhelo de sueños y el abrazo de añoranzas, en una extraña mezcla de embriaguez y desespero.

Cuando creemos haber encontrado un camino y nos dirigimos con fe ciega a través de él, ansiando reconocer el final del mismo, descubrimos que en algún lugar debimos tomar un desvío, porque ese camino nos conduce de vuelta al mismo sitio.

Cuando tenemos oportunidad de pararnos a disfrutar de la bendita locura de tomar conciencia de un momento, decidimos seguir, no vaya a ser que no lleguemos quien sabe donde!

Un día lamentaremos todo aquello que no hicimos por miedo a perder lo que buscábamos difícilmente reconocible al final de no se que camino.

Somos instantes y la vida se mide por como los vivimos, respiramos y sentimos.

Cada instante que podemos vivir es único, irrepetible e irrecuperable.

Nos empeñamos en medir la vida por los momentos en que respiramos, y deberíamos medirla por los momentos que nos quedamos sin aliento.

Un momento vivido con intensidad es una vida entera en sí mismo.

Una vida entera concentrada en un instante se convierte en un recuerdo para siempre, y son los recuerdos los que nos dan momentos de felicidad y las suma de esos momentos, la felicidad bien entendida.

“En el momento en que dejas de pensar en lo que pasará, empiezas a disfrutar de lo que esta pasando”