buenos_dias

“Si no te ha sorprendido nada durante el día, es que no ha existido día “

Hoy, entre el sopor de una mañana envuelta en un indeciso tiempo, y recién llegado a mi trabajo, estaba preparado para vivir una escena cotidiana y repetida.

La típica escena de tres personas en el ascensor, que entre miradas furtivas al espejo, o al suelo, intentan decirse algo meramente coherente y que no comprometa.

Ante un incómodo silencio, intento romperlo con la poca imaginación que aportan esas horas, con un ¿qué tal estáis?

Las dos chicas, compañeras conocidas, se miran en un cruce de… Decimos la verdad…. O no… Hasta que una de ellas, no sin cierta tristeza, contesta “ya ves, un día más”.

Y en ese momento se ha despertado algo e intuyo que era mi instinto de Coach, para responder, No… ¡Un día menos!

No ha dado tiempo a más, pero esas dos frases han dado vueltas toda la mañana.

No era una cuestión matemática, era una cuestión de actitud ante la vida!

Entre el ir a cumplir un día más, o ir a aprovechar un día menos que tendré, hay toda una filosofía de vida en medio!

No he dejado de pensar cómo grandes sensaciones de infelicidad y vacío, empiezan por pequeñas palabras y diminutas actitudes, que por sí solas, crean hábitos destructivos.

Es una típica expresión del que “sufre” la vida la soporta, y va pasándola como puede.

Mientras cada día es un regalo que ya no vuelve, a veces nos empeñamos en convertirlo en un castigo, que no sabemos cómo evitarlo.

No es tanto una cuestión matemática cómo una cuestión de ver un hecho, ¡o una oportunidad!

A menudo nos dejamos atrapar entre actitudes, y expresiones, que se graban a fuego, y como un ancla, se convierten en un peso.

Somos lo que pensamos, todo lo que piensas hoy, marca lo que serás mañana!

El cerebro nos alimenta de actitudes, sensaciones, y de modos de ver el mundo, y él se alimenta de pensamientos y expresiones.

Quizás, con un buen abono, sus frutos serían distintos.

Siembra un pensamiento, cosecha una acción, siembra una acción, cosecha un hábito, siembra un hábito, cosecha un carácter, siembra un carácter, cosecha un destino!